ADIOS ,CACHENCHO MIGUEL CARLOS GONZÁLEZ

ADIOS, CACHENCHO

Como un niño inocente era el paisano
nacido en la “república” vecina.
Se convirtió en un duende para todos
y el pueblo lo paseó por cada esquina.

Un peón de campo, de palabra escasa,
ardió en su sangre luz chamamecera.
Del chamamé cautivo en cuerpo y alma,
sin descanso bailó noches enteras.

Ayer su corazón se despedía
Del arroyo, del cielo, de las plantas.
¿Qué pensamientos tuvo pecho adentro
Al pasar por el predio de bailantas?

Músicos y cantores populares
lo venían nombrando en sus canciones.
En el momento de la despedida
lo abrazaron guitarras y acordeones.

Arreando va su alma hacia otro pago,
busca tal vez alguna antigua senda.
En el “país de los chamameceros”
Cachencho Federal se hizo leyenda.

Miguel Carlos González
Santa Fe- junio de 2018

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: